Orgullo y prejuicio capitulo 2

Audiolibro en español. Capítulo 2

Aquí tienes el segundo capítulo de la novela ORGULLO Y prejuicio de Jane Austen.

duración del capítulo 5:43 minutos

TRANSCRIPCION

[0:00:00] Hola hola a todos, hoy seguimos con el capítulo número 2 de ‘ORGULLO Y prejuicio’ este podcast

[0:00:11] lo puedes encontrar en www.isabelanaluisa.com empezamos

[0:00:21] El señor Bennet fue uno de los primeros en presentar sus respetos al señor Bingley siempre tuvo la

[0:00:28] intención de visitarlo aunque al final siempre le aseguraba a su esposa que no lo haría y hasta la

[0:00:34] tarde después de su visita su mujer no se enteró de nada la cosa se llegó a saber de la siguiente

[0:00:41] manera observando al señor Bennet como su hija se colocaba un sombrero dijo espero que el señor

[0:00:49] Bingley le guste Lizzy y ¿Cómo podemos saber que le gusta al señor Bingley -dijo su esposa resentida- si

[0:00:57] todavía no hemos ido a visitarlo? Olvidas mamá dijo Elisabeth que lo veremos en las fiestas y

[0:01:05] que la señora Long ha prometido presentárnoslo. No creo que la señora Long haga semejante cosa.

[0:01:12] Ella tiene dos sobrinas en quienes pensar es egoísta e hipócrita y no merece mi confianza.

[0:01:21] Ni la mía tampoco dijo el señor Bennet y me alegro de saber que no dependes de sus servicios.

[0:01:27]La señora Bennet no se dignó en contestar. Pero incapaz de contenerse empezó a reprender a una de sus hijas

[0:01:39] ¡Por el amor de dios Kitty no siguas tosiendo así! Ten compasión de mis nervios me los estás

[0:01:45] destrozando. Catherine: Kitty no es nada discreta tosiendo dijo su padre. Siempre lo hace en un

[0:01:55] momento inoportuno. A mí no me divierte toser replicó Kitty quejándose. ¿Cuándo es tu próximo baile, Lizzy?

[0:02:06] De mañana en 15 días. Sí es así exclamo la madre. Y la señora Long no volverá hasta un día antes;

[0:02:14] así que le será imposible presentarnos al señor Bingley, porque todavía no le conocerá. Entonces

[0:02:21] señora Bennet, puedes tomarle la delantera a tu amiga y presentárselo tú a ella. Imposible señor Bennet,

[0:02:29] imposible, cuando yo tampoco le conozco. ¿Por qué te burlas? Celebro tu discreción. Una amistad de quince días

[0:02:38] es verdaderamente muy poco. En realidad, al cabo de sólo dos semanas no se puede saber muy

[0:02:44]bien qué clase de hombre es. Pero si no nos arriesgamos nosotros, lo harán otros. Al fin

[0:02:51] y al cabo, la señora Long y sus sobrinas pueden esperar a que se les presente su oportunidad;

[0:02:57] pero, no obstante, como creerá que es un acto de delicadeza por su parte el declinar la atención,

[0:03:04] seré yo el que os lo presente. Las muchachas miraron a su padre fijamente. La señora Bennet

[0:03:12] se limitó a decir: ¡Tonterías, tonterías! ¿Qué significa esa enfática exclamación? preguntó

[0:03:18] al señor Bennet ¿Consideras las fórmulas de presentación como tonterías, con la importancia

[0:03:23] que tienen? No estoy de acuerdo contigo en eso. ¿Qué dices tú, Mary? Que yo sé que eres una joven

[0:03:31] muy reflexiva y que lees grandes libros y lo resumes. Mary quiso decir algo sensato, pero

[0:03:38] no supo cómo. Mientras Mary aclara sus ideas, continuó él, volvamos al señor Bingley ¡Estoy

[0:03:44] harta de ser Bingley! dijo su esposa. Siento mucho oír eso, ¿Por qué no me dijiste antes? Si lo hubiese

[0:03:52] sabido esta mañana, no habría ido a su casa. ¡Mala suerte! Pero como ya le he visitado, no

[0:04:00] podemos renunciar a su amistad ahora. El asombro de las señoras fue precisamente el que él deseaba;

[0:04:08] quizás el de la señora Bennet sobrepasada al resto; aunque una vez acabado el alboroto que

[0:04:16] produjo la alegría, declaró que en el fondo era lo que ella siempre había figurado. ¡Mi querido

[0:04:22] señor Bennet, qué bueno eres! Pero sabía que al final te convencería. Estaba segura de que quieres

[0:04:28] lo bastante a tus hijas como para no descuidar este asunto. ¡Qué contenta estoy! ¡Y qué broma tan

[0:04:37] graciosa, que hayas ido esta mañana y no nos hayas dicho nada hasta ahora! Ahora, Kitty, ya puedes toser

[0:04:43] cuanto quieras dijo el señor Bennet y salió del cuarto fatigado por el entusiasmo de su mujer

[0:04:54] ¡Qué padre más excelente tenéis hijas! dijo ella una vez cerrada la puerta. No sé como

[0:04:59] podréis agradecerle alguna vez su amabilidad ni yo tampoco, en lo que a esto se refiere. A

[0:05:05] estas alturas, os aseguro que no es agradable hacer nuevas amistades todos los días. Pero por

[0:05:11] vosotras haríamos cualquier cosa. Lydia, cariño, aunque eres la más joven, apostaría a que el

[0:05:18] señor Bingley bailará contigo en el próximo baile. Estoy tranquila dijo Lydia firmemente, porque aunque

[0:05:27] soy la más joven soy la más alta. El resto de la tarde se lo pasaron haciendo conjeturas

[0:05:33] sobre si el señor Bingley devolvería pronto su visita el señor Bennet, y determinando cuando

[0:05:38] podrían invitarle a cenar. Como ven en este segundo capítulo el señor Bennet visita al

[0:05:45]señor Bingley sin decírselo a su familia y sólo lo menciona al pasar unos días después.

[0:05:53] No olvides de comentar en nuestra comunidad este segundo capítulo de orgullo y prejuicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *